jump to navigation

Concierto para piano en la menor, Op. 54, de Robert Schumann 9 mayo 2011

Posted by Maria Bell in Análisis musical.
Tags: , , , ,
trackback

 

* Escrito a mediados de 1845
* Estrenado el 1 de enero de 1846 en la Gewandhaus de Leipzig por Clara Schumann
* EFECTIVOS ORQUESTALES: 2 flautas, 2 óboes, 2 clarinetes, 2 fagots, 2 trompas, 2 trompetas, timbales y sección de cuerda
* Duración aproximada de la ejecución: Entre 30 y 32 minutos

 Inmediatamente después de terminar la Primera Sinfonía en 1841, Schumann compuso para Clara una Fantasía para piano y orquesta que acabará convirtiéndose en el primer movimiento del Concierto para piano concluido en 1845. Dedicado al pianista Ferdinand Hiller, la obra fue estrenada por Clara Schumann el primer día de 1846, asegurando con ello un triunfo a la obra. Este concierto no deja de ser una composición interior en la que la melodía brota con una espontánea abundancia y supone una de las más bellas obras del autor. Resulta milagroso que, dado el origen del primer movimiento en donde se transmuta la Fantasía en la menor, no se aprecie ningún salto de estilo o inspiración en el desarrollo de la obra.

 Alejado del dramatismo beethoveniano y del virtuosismo tan estimado en la época, la partitura tiene algo entre el concierto, la sinfonía y la gran sonata. Según manifestó el propio Schumann, la obra es una especie de poema musical en el que el piano concurre acompañado por una orquesta transparente, nunca invasor, y en el que dialoga gratamente con cada grupo de instrumentos. Esta obra maestra ocupa al mismo tiempo el lugar preeminente en el repertorio de los concertistas y el favor de un público que no cesa de ser conquistado por el suave y soberbio lirismo que desprende la obra.

 La versión que hemos elegido para seguir la obra en los distintos enlaces de los vídeos se corresponde con una lectura de Sviatoslav Richter acompañado por la Orquesta Filarmónica de Varsovia dirigida por Witold Rowicki. Esta grabación se encuentra disponible en el sello DG (Ref 447440). Como versiones alternativas dejo los enlaces a las interpretaciones de Claudio Arrau acompañado de la Orquesta Filarmónica de Londres dirigida por George Hurst y la de Dinu Lipatti acompañado por la Orquesta Philharmonia de Londres dirigida por Herbert von Karajan.

DESARROLLO DE LA OBRA

PRIMER MOVIMIENTO: Allegro affetuoso: (el movimiento se encuentra solapado en dos vídeos, siendo este enlace la continuación del primer movimiento). De forma cíclica, comienza con un compás de 4/4 con una frase muy larga que introduce el óboe tras la fulgurante presentación del piano con acordes en escala descendente luego de un tutti orquestal. La melodía será desarrollada, también mediante acordes, por el piano y representa un tipo clásico de la melodía schumaniana. Este esplendido tema introductor domina todo el primer movimiento y presenta un desarrollo en forma de variaciones. El tema se ve enriquecido mediante dos motivos secundarios, diversificando al extremo los tempi y pasando del Allegro inicial episódico para volver al Allegro. Lo mismo ocurre con la tonalidad, que evoluciona del modo menor al mayor en el centro del desarrollo. Una vasta y bella cadencia prepara la aceleración final — Allegro molto — con una alteración rítmica (compás de 2/4) del tema principal.

- SEGUNDO MOVIMIENTO: Intermezzo: En Fa mayor y compás de 3/4, presenta la forma de un lied en tres partes. Un delicado, tierno e íntimo diálogo entre el solista y la orquesta, con breves réplicas en semicorcheas, atempera el movimiento hasta que la orquesta propone una alianza entre cuerdas y viento concebida en el espíritu de la música de cámara. En el desarrollo central, los violoncelos cantan con calor y poesía mientras que clarinetes y fagots recuerdan la melodía principal del primer movimiento, preparando temáticamente el movimiento final que se encadena directamente.

- TERCER MOVIMIENTO: Finale – Allegro vivace: En Do mayor y compás de 3/4, es un movimiento en forma de sonata con dos temas: El primero sale del motivo central del movimiento inicial y acaba por estallar en el piano sobre un suave balanceo rítmico. El segundo se desarrolla sobre cortados contratiempos (que siguen en 3/4 pero parecen transformarse en 3/2). Una gran recapitulación final garantiza la unidad global de la partitura. Obra maestra absoluta del autor.

VERSIONES RECOMENDADAS

- Dinu Lipatti junto a la Orquesta Philharmonia dirigida por Herbert von Karajan. EMI (Versión de referencia por la gran conjunción existe entre solista y director)
Daniel Barenboim junto a la Orquesta Filarmónica de Munich dirigida por Sergiu Celibidache. TELDEC (Barenboim endulza una partitura que lo pide a gritos. Elegantísima versión)
Wilhelm Kempff acompañado de la Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por Josef Krips. DECCA (Monumental versión dentro de la más pura tradición germana. Sensacional Kempff)
Sviatoslav Richter acompañado de la Orquesta Filarmónica de Varsovia dirigida por Witold Rowicki. DG (Tierna, delicada pero también vigorosa. Richter capta la obra a la perfección)
Geza Anda acompañado de la Orquesta Filarmónica de Berlín dirigida por Rafael Kubelik. DG (Versión muy equilibrada entre el corazón de Kubelik y el pragmatismo de Anda)
Clara Haskil acompañada de la Orquesta Filarmónica de La Haya dirigida por Willem van Otterloo. PHILIPS (Pura maestría de una de las mejores intérpretes de Schumann. Versión también de referencia)

 Por contra, no terminan de satisfacerme del todo las versiones de Leon Fleischer acompañado por la Orquesta de Cleveland dirigida por Georg Szell. CBS (la versión adolece de cierta frialdad interpretativa) y la de Claudio Arrau con la Orquesta Sinfónica de Boston dirigida por Sir Colin Davis. PHILIPS (Arrau está sensacional, como siempre, pero muy mal acompañado por el director inglés). Por supuesto, estas no son sino meras apreciaciones subjetivas sin ninguna pretensión vinculante.

Acerca de estos anuncios

Comentarios

1. I. v. Paixao - 9 mayo 2011

Elegancia, Honor y Amor.

Tales son las palabras que brotan en mi mente cuando suenan los primeros compases de esta obra, cumbre del Romanticismo. Y no es para menos: al haber sido concebido inicialmente como una Fantasía para la Mujer de su vida, Robert Schumann reflejó en ella el homenaje supremo hacia la Dama: como en un juego de ajedrez, has de proteger y venerar a la Dama en grado sumo, haciendo de ella la razón que mueve tu vida.

Así las cosas, este Concierto para Piano en La menor, es un juego de ajedrez, donde se expone al contrincante el valor de la Elegancia, el Honor y el Amor a la Dama.

Hay pasajes que conducen a las moradas del Arquetipo.

Hermano del Concierto en La de Edvard Grieg; empero este sea dedicado al Dios Odín o Wotan; escuchad el segundo movimiento, imaginaos en un plácido viaje a través de un fiordo noruego y me dareis la razón.

Lo anuncié: Alquimia Musical en Blues!

Abrazos, Gran Maestre Leiter.

PD. La versión del enlace puede obtenerse fácilmente en la más reciente colección del Maestro Karajan, editada por EMI. Allí también se encuentra el Concierto para Piano de Grieg que he mencionado. No os lo perdáis, es sublime!

Leiter - 9 mayo 2011

Elegancia, honor, amor… E inspiración, añadiría yo. Hace poco, comentaba con Joaquín (QUINOFF) que este Concierto, de igual manera que la Segunda Sinfonía del autor, presenta uno de los mejores y más inolvidables arranques de la literatura pianística sinfónica. La melodía principal de los primeros compases de esta obra adquiere cotas de una belleza inigualable con su amplísimo desarrollo. Reconozco que es uno de los temas más queridos por mí, una melodía del todo inolvidable. Este concierto anticipa un tanto a Brahms en este género al tratarse de una obra que parece más una sinfonía con piano obligado que un concierto en sí.

Mi abrazo, Iván.

PD: La versión principal del enlace es la de Richter. Aunque también hemos dejado como alternativa la insuperable versión de Karajan/Lipatti, de lo mejor que ha grabado Karajan a lo largo de toda su extensa producción.

LEITER

2. hugo - 10 mayo 2011

podría decirse leiter que esta obra es el “anticoncierto”, que en la época de su escritura se evidenciaba en la “lucha” entre el instrumento y la orquesta, que ponía en evidencia el “virtuosisimo” del solista.

por el contrario schumann compuso una obra donde piano y orquesta, antes que “contrincantes” son iguales que “dialogan”, llevándola más a una obra casi “camarística”, donde no hay lugar para el “virtuosismo vacío”. en esto seguía a beethoven.

tampoco soy muy afecto al piano, sin embargo este concierto me atrapa por su lirismo y por el permanente “avance” de su música.

para mi catálogo la versión ejemplar es la de argerich con rostropovich en washington. yo tengo una por ormandy y serkin en filadelfia.-

3. Joaquín - 10 mayo 2011

Precisamente venía recordando la conversación con Leiter sobre el arranque de este Concierto. Y a propósito de ese detalle, coincido con Iván en la cercanía de esta obra de Schumann con el otro famoso Concierto en La menor, el de Grieg, cuyo arranque merece otro puesto de honor en esa hipotética lista de los más logrados inicios de la literatura concertante. Ambos compositores comparten además una inspiración “afectuosa” y ciertamente lírica. No obstante, Schumann remonta mucho más alto en su elaboración musical. Muy atinada la observación de hugo sobre el “anticoncierto”, que respalda lo dicho por leiter en cuanto al anticipo de Brahms que existe en el concierto de Schumann, esta vez en la concepción “dialogante” de su construcción.

Un abrazo a todos!

4. Leiter - 10 mayo 2011

Excelente tu apreciación, Hugo, con la que coincido del todo.

Este concierto es una de las obras cumbres del Romanticismo y supone la definitiva ruptura con la arcaica forma concertante pura. Por cierto, la fecha del estreno de este concierto coincidió con una época caracterizada por los muchos cambios en los instrumentos de música y en el propio piano. Por eso, la obra goza de una estupenda frescura aparte de un gran sentido de la innovación del género.

Un abrazo, amigos

LEITER

5. Oliver - 1 julio 2011

CONCIERTO PARA PIANO DE SCHUMANN

¿Cuál es vuestra opinión sobre la versión berlinesa de 1942 de Walter Gieseking y Wilhelm Furtwängler? Muchas gracias.

Leiter - 1 julio 2011

Hola Oliver.

Esa grabación a la que se refiere…

http://www.arkivmusic.com/classical/album.jsp?album_id=120023

… la estoy escuchando ahora mismo por SPOTIFY y me parece excesivamente fluctuante en los tempi. La toma sonora en directo es un poco discreta aunque Gieseking saca un bello sonido al piano. De todas formas, y siempre desde mi modesta opinión, me parece un poco afilada en los contornos, menos suave que la de Lipatti. No la pondría como primera opción.

Saludos

LEITER

Oliver - 2 julio 2011

Estimado Leiter,

Y qué me dice de las siguientes versiones:

1) Kempff con Krips, Decca.

2) Van Cliburn con Reiner, RCA.

3) Gulda con Andreae, Decca.

4) Backhaus con Wand, Decca.

5) Pollini con Karajan, DG (en vivo).

¡MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA AYUDA!

Leiter - 3 julio 2011

Bueno, vamos con esas versiones:

Wilhelm Kempff junto a la Orquesta Sinfónica de Londres dirigifa por Josef Krips

– Versión de absoluta referencia. Enorme el acompañamiento de Krips y gran conjunción solista. Creo que Kempff consigue el tono justo que requiere la obra. El sonido de la grabación es discreto pero válido (mucho mejor que el de la otra lectura de Gieseking ya comentada)

Van Cliburn con la Orquesta Sinfónica de Chicago dirigida por Fritz Reiner

– Sonido excepcional para la época. La lectura me resulta un tanto edulcorada según mi gusto. Van Cliburn efectúa una serie de adornos que sólo he escuchado en esta versión. Versión recomendable pero un peldaño por debajo de Lipatti y de la anterior de Kempff.

Friedrich Gulda con la Filarmónica de Viena dirigida por Volkmar Andreae

– Versión elegante y con toque muy clásico de Gulda. Sonido lejano, sobre todo en el piano, y acompañamiento orquestal sin alardes. No la recomiendo por el sonido (a veces sólo se escucha el piano)

Wilhelm Backhaus con la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Günter Wand

– Lo siento. No dispongo de esta versión ni en mis archivos ni la encuentro en SPOTIFY

Maurizio Pollini con la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Herbert von Karajan

– Tampoco dispongo de esta versión. No obstante, otra versión debida a Pollini junto a Abbado y la Filarmónica de Berlín me resulta excepcional y del todo recomendable. Grandiosa la técnica de Pollini

Pues eso es todo, Oliver

Saludos

LEITER

6. Oliver - 3 julio 2011

Estimado Leiter,

Muchas gracias por vuestra valiosa ayuda y tiempo. Le molesto por última vez sobre este tema. En definitiva, ¿cuál es su versión FAVORITA del concierto para piano de Schumann? Muchas gracias.

7. Oliver - 3 julio 2011

Disculpe Sr. Leiter: Me olvidé que Sviatoslav Richter tiene dos versiones en estudio del concierto para piano de Schumann, a saber:

1) Richter con Witold Rowicki, en DG.

2) Richter con Lovro von Matačić, en EMI.

¿Cuál de las dos es la mejor? Muchas gracias.

Leiter - 3 julio 2011

De quedarme con alguna versión en concreto optaría por la primera que puse en el apartado de versiones recomendadas, esto es, la de Dinu Lipatti y Karajan. En ese mismo apartado destaco también la versión de Richter con Rowicki. La otra de Richter con Von Matacic no la tengo disponible y por lo tanto no puedo emitir un juicio. De todas formas, Richter, aunque a mí me gusta mucho, no es unánimemente reconocido por la crítica en esa grabación. Algunos críticos aluden a un pobre acompañamiento orquestal de Rowicki que a mí no me parece tan discreto. En fin, que hay gustos para todo.

Saludos, Oliver

LEITER


Sorry comments are closed for this entry

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 265 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: